Suplementos de Ácidos Grasos Poliinsaturados para combatir el Síndrome del Ojo Seco

Suplementos de Ácidos Grasos Poliinsaturados para combatir el Síndrome del Ojo Seco

Según un reciente estudio realizado en Taiwan, los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) pueden ser de gran ayuda a las personas que sufren del síndrome del ojo seco (SOS), siempre que no se combine su administración con la de otros medicamentos sistémicos o tópicos para el ojo.

 

Los PUFA son ácidos grasos que poseen más de un doble enlace entre sus átomos de carbonos. En este grupo encontramos, por ejemplo, el ácido alfa-linolénico (omega 3) y el ácido linoleico (omega 6) que son esenciales para el ser humano.

 

Un grupo de expertos ha llevado a cabo un estudio al respecto en el Hospital Chang Gung Memorial y en la Universidad de Medicina de la capital taiwanesa. El objetivo de la investigación es determinar el impacto de PUFA en pacientes con el síndrome del ojo seco, un trastorno inflamatorio multifactorial cuyos síntomas incluyen irritación, enrojecimiento y secreción.

 

Beneficios y síntomas tras el uso de PUFA

 

Los investigadores taiwaneses llevaron a cabo diferentes pruebas aleatorizadas para el estudio, con 1782 pacientes que padecían diferentes síntomas de síndrome del ojo seco. A estas personas se les suministró ácidos grasos poliinsaturados, sin combinarlo con otro tipo de medicación para el ojo, y el resultado fue positivo.

 

En cambio, la combinación de complementos nutricionales de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) con el uso de otros tratamientos oculares no mejoró los síntomas de los pacientes. Además, los investigadores subrayaron que hubo pocos eventos adversos entre los participantes de los estudios realizados.

 

La conclusión que sacaron los expertos en el área determinó que, si bien los PUFA no pueden prevenir el progreso de la enfermedad ocular, sí que pueden mejorar la calidad y la cantidad de las lágrimas en el proceso de ruptura lagrimal.

 

¿Qué es el Síndrome del Ojo Seco?

 

El síndrome del ojo seco es causado por una falta crónica de suficiente lubricación sobre la superficie del órgano ocular. Las consecuencias abarcan desde una irritación del ojo leve y constante a una inflamación significativa. Puede provocar la aparición de cicatrices en la superficie frontal del órgano visual.

 

Generalmente, es un síndrome que se presenta en personas que gozan de buena salud, y se vuelve más común con la edad. Tiende a ser más frecuente cuando existen cambios hormonales que hacen que los ojos produzcan menos lágrimas. También puede ser provocado por un ambiente de trabajo seco (aire acondicionado), exposición al sol, tabaquismo, medicamentos para la alergia o el uso de lentes de contacto.

 

Futuros estudios y tratamientos

 

Por otra parte, los investigadores de Taipei destacaron la necesidad de datos de pacientes individuales para futuros meta-análisis, ya que la escasez de datos extensos en estos estudios les impidió realizar una investigación más profunda sobre variaciones especificas según las características de los pacientes. También señalaron que la mayoría de los estudios revisados no evaluaron la adherencia de los pacientes al tratamiento, midiendo sus niveles de ácidos grasos en suero, lo que los llevó a no poder garantizar la adherencia al tratamiento de los pacientes.

 

Al mismo tiempo, a pesar de haber examinado la relación entre la duración del tratamiento y los efectos de los PUFA, no pudieron determinar la duración óptima del tratamiento para los pacientes con el síndrome del ojo seco. Estos expertos subrayaron que “está justificado un estudio longitudinal adicional para optimizar la duración del tratamiento cuando se usan PUFA como terapia suplementaria para el síndrome del ojo seco”.

 

Como conclusión, destacaron que tras los estudios realizados con PUFA, solo pueden mostrar efectos a corto plazo. Respecto a los resultados de esta revisión sistemática, declararon que “el tratamiento tuvo pocos efectos adversos en los pacientes que recibieron ácidos grasos Omega-3 u Omega-6”.

 

Según los investigadores taiwaneses, “merece la pena aconsejar a los pacientes con síndrome de ojo seco no especifico la toma de suplementos de ácidos grasos poliinsaturados, siempre que lo combinen con otros tratamientos oculares”.

 

Referencias

 

Chi SC, Tuan HI, Kang YN. Effects of Polyunsaturated Fatty Acids on Nonspecific Typical Dry Eye Disease: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Clinical Trials. Nutrients. 2019 Apr 26;11(5).

dvelo

Comentarios cerrados.