LOS SÍNTOMAS DE ESTRÉS

El  estrés, causado por diversos motivos, trabajo, pareja, hijos cualquier situación que nos pueda afectar  de manera que nos genere algún tipo de tensión en nuestro organismo, un sentimiento de tensión física o bien emocional. Puede provenir de cualquier situación o bien pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, colérico o inquieto.

 

Estrés, es la reacción del cuerpo a un reto o demanda. En pequeños capítulos el agobio puede ser positivo, como cuando le ayuda a eludir el riesgo o bien cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura bastante tiempo, puede dañar su salud.

 

Los diferentes síntomas del estrés se pueden clasificar en dos o tres tipos:

Estrés agudo. Este es estrés en un corto plazo que desaparece de forma rápida. Puede sentirlo cuando presiona los frenos, pelea con su pareja o bien esquía en una pendiente. Esto le ayuda a supervisar las situaciones peligrosas. También ocurre cuando hace algo nuevo o emocionante. Todas las personas sienten estrés agudo en algún instante o bien otro.

Diferentes tipos de estrés y como nos afecta

Estrés crónico. Este es el agobio que dura por un período de tiempo prolongado. Usted puede tener estrés crónico si tiene inconvenientes de dinero, un matrimonio infeliz o inconvenientes en el trabajo. Cualquier tipo de estrés que sigue por semanas o bien meses es agobio crónico. Puede habituarse tanto al agobio crónico que no se dé cuenta que es un problema. Si no encuentra formas de controlar el estrés, este podría crear problemas de sal.

 

Cuando tiene agobio crónico, su cuerpo se sostiene alarma aun cuando no hay riesgo. Con el tiempo, esto le pone en riesgo de problemas de salud, incluyendo:

Obesidad, Presión arterial alta, problemas en la piel, acné, Diabetes, etc.

 

El estrés es una parte normal de la vida de toda persona y en bajos niveles es algo bueno, en tanto que motiva y puede asistir a ser más productivo. Sin embargo, demasiado estrés o una contestación fuerte al agobio es perjudicial.

 

Esto puede predisponer a tener una salud general deficiente, del mismo modo que enfermedades físicas y sicológicas específicas como infección, cardiopatía o bien depresión. El  estrés continuado,  puede llevar a que se presente ansiedad y comportamientos poco saludables para nuestra vida diaria bien sea cometiendo excesos  con la comida o bebida u otras sustancias perjudiciales para nuestra salud y por consiguiente empeorar nuestro estado de salud y provocarnos un problema médico como anteriormente nos referimos.